Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Ideas clónicas ¿Mal o bien?

Como lector muchas veces me encuentro en la tesitura de coger un libro y tener la sensación de que ya lo he leído. Tras unos minutos rebuscando en mi memoria encuentro de repente un libro con el mismo concepto que el que estoy leyendo pero tal vez con un desarrollo distinto o con otros personajes o explorando otras realidades.

1) ¿Es esto plagio?: Por supuesto que no. Cuando uno escribe algo diferente está creando tópicos y esos tópicos son de todos. Lo que es del autor es la trama y los personajes. Cierto es que no triunfas si no creas tu mismo tus propios tópicos ya que repetir lo de los demás nunca te va a dar la fama que a ellos. Pero en fin, que un autor no puede poseer conceptos, si yo quiero sacar un libro llamado "Juegos malévolos" y trata de que en el futuro hay unos juegos en los que matan gente. Sussane Collins no podría denunciarme (Si pasa algo totalmente distinto).

2) ¿Es malo para el lector? Tampoco. Para el lector esto es fantástico. Voy a poneros un ejemplo práctico. Hace años llegó a mis manos la saga de Elliot Tomclide, que básicamente trata de un joven que descubre que tiene poderes mágicos y va a un colegio de magos a entrenarse. Todo esto ocurre en el mundo actual y los magos actúan sin que la gente corriente sepa de su existencia. ¿Os suena verdad?
Cuando me di cuenta de que era una obra clónica con respecto a Harry Potter mi curiosidad se incrementó. No os voy a engañar y decir que merece un novel de literatura y pese a que el autor obviamente no era muy bueno, ya que un buen autor para mí debe ser innovador. El libro exploraba otras posibilidades muy entretenidas que Harry Potter había desechado por el hecho de tomar otras. Esto es muy bueno si te gusta mucho la obra original porque te permite leer algo parecido de menor calidad pero que aporta cosas diferentes y eso es muy entretenido. Por ejemplo en Elliot, los hechizos eran diferentes, cada año era en un colegio diferente dedicado a un elemento y la trama del malo que transcurría a lo largo de cinco libros era muy diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario