Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

lunes, 21 de septiembre de 2015

Todos somos seres humanos.

Esta va a ser una entrada muy rara para mi blog ya que no tratará de libros ni de editoriales sino de fronteras y política.
Con las próximas elecciones en Cataluña y que las enseñas tanto independentistas como nacionales ondeen al ritmo del viento de una batalla electoral, me pregunto como hemos llegado a esta situación tan extraña en un país del primer mundo.
Antes de empezar decir que aprecio a los catalanes y siento su cultura como una parte de mi identidad como español, ya que España es un nexo de unión de diferentes culturas.
Entiendo ambas posturas, la del patriota y la del secesionista pero no respeto ninguna. Yo siento orgullo de ser español ya que he nacido aquí, es simple, pero no siento el impulso de amar esta tierra para morir por ella, de hecho creo que las fronteras son posiblemente el peor cáncer de la humanidad, ya que han provocado, guerras, hambre y desigualdades.
Lo primero que tengo que decir es que el tema se ha enquistado por culpa de los políticos. Un Español de Castilla y uno de Cataluña son diferentes desde hace mucho tiempo per ahora es un problema porque gente sin escrúpulos ha sabido jugar con vuestro odio para focalizarlo en el otro bando. Unos por ser diferentes y otros para aprovecharse de una independencia que es obvio que les beneficiará a ellos. (Mayor poder, mayor corrupción).
Pero lejos de buscar los degastados argumentos que eluden al valor de un país, al patriotismo y a un amor a un concepto enfermizo (las Fronteras), pretendo decir el argumento que desmonta toda esta ideología secesionista. Somos un mundo unido, año tras año caminamos más en una sola dirección. Todos a una, cada vez con una cultura más similar y unos valores más comunes. Esto es muy bueno porque todos nos beneficiamos de la decadencia de las fronteras en el mundo occidentalizado. El comercio es mejor, todos estamos más cerca y por primera vez podemos decir orgullosos que (Con sus más y con sus menos) hemos acabado con los conflictos entre países del primer mundo. Querer crear una nueva frontera en occidente en el S XXI es como si decidimos reinstaurar la Inquisición.
El mundo tiene muchos problemas y tanto catalanes, como madrileños como extremeños vivimos muy bien gracias a la globalización pero ¿Por qué luchar por llevar este avance a Africa? Mejor luchar por generar más fronteras que son el cáncer de la humanidad.
Yo creo que poco a poco nos acercamos a la desaparición de las fronteras y es algo bueno, sin fronteras no hay guerras, es mas fácil solucionar el hambre.
Lo siento, pero yo soy incapaz de ver catalanes y españoles, yo veo seres humanos enzarzados en disputas estúpidas para mover una línea en un mapa y que se beneficien los políticos.
En otros países, humanos como nosotros están muriendo día tras día y no se les puede ayudar porque les gobiernan auténticas mafias que prefieren destruir la comida que les llega para que tengan que trabajar por un dólar al día para pagar precios abusivos por productos de primera necesidad en vez de dejar que se solucione el problema del hambre.
Todos somos seres humanos y esa cultura que os hace especiales a los catalanes, está en proceso de cambio, como la española, la inglesa, la francesa... La convivencia de distintas ideologías culturas, credos... la variedad en general, da al ser humano la posibilidad de enriquecerse. De modo que dejemos de mirar al pasado, dejemos de ver las rencillas entre hermanos que estamos bien y velemos por el bienestar de aquellos que no tienen nada y que nadie lucha por ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario