Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Como escribir #11: Erotismo en la literatura o por qué no me gusta cincuenta sombras de grey

El tema que voy a tratar es de cómo abordar el tema del sexo en la literatura. Lo primero decir que haré ciertas referencias a un libro concreto porque es el ejemplo más reciente de libro que explota este elemento siendo de hecho el centro de su trama principal.

Lo primero decir que para mi el sexo no es más que un medio para alcanzar un fin, un recurso argumental, un hecho concreto y por tanto me resulta muy difícil creer que se puede hacer una buena obra utilizando el sexo como base del argumento de la misma forma que no puede hacer una buena obra fundamentada sobre la utilización de un cuchillo para herir. De modo para mi el sexo es un recurso para hablar del amor (o del desamor, o de no creer en el amor) porque el sexo por sí solo es demasiado poco trascendente de la misma forma que el hecho de usar un cuchillo para herir a alguien es un recurso para hablar de violencia, no puede configurar una trama por sí mismo.

Y pese a que en novelas como "50 sombras de Grey" se trata por encima el tema del amor sientes que está en un segundo plano, cuando debería ser al revés.

¿Dónde está el límite de la descripción en esta clase de situaciones? Sinceramente depende del autor y del género, aunque yo pienso (es mi opinión y cómo tal no es un criterio absoluto) que el sexo es algo que se debe describir de forma sutil e indirecta por una serie de motivos:

Es más elegante no decir lo que ocurre exactamente. Si en la vida real le estás contando a alguien una historia de una amigo tuyo y este tiene sexo con una mujer durante la misma ¿Al que se lo estás contando le describirías como fue el proceso o bien le dirías simplemente que ha hecho el amor sin entrar en más detalle? Recordemos que la narrativa es el arte de contar historias y no podemos olvidar que la elegancia narrativa, estética y del contenido de la obra es muy importante.

Lo segundo es que la mente humana es muy poderosa, sobre todo en los libros. De modo que es mucho más efectivo para un escritor invitar a lector a imaginar que describir punto por punto. Porque en la imaginación del lector ocurren las mejores y peores cosas que podemos imaginar. De esa forma conviertes la experiencia del lector en algo único porque esa escena la ha imaginado y tú nunca podrás transmitirle tanto como él mismo mediante su mente. (es igual que en el terror, donde un miedo más sugerente hace pasar peor al lector que un terror explicito)

Ahora viene el por qué no me gusta 50 sombras de grey, y la verdad, hay una explicación muy simple. Y obviando temas como la poca profundidad de la historia, el poco carisma de los personajes o la incoherencia narrativa, pero el fallo del libro y a su vez su mayor virtud no radica en todo eso. El gran fallo de cincuenta sombras de Grey es basar su esencia en un concepto que no respeta. Tu puedes basar un libro en el sexo, pero con abundantes descripciones solo le haces daño y llevas dichas escenas a situaciones estúpidas. Haces daño a tu personaje cuando describes sus momentos más íntimos. Además hacen daño al concepto del sexo porque el libro pasa de tratar de un mensaje trascendente sobre un concepto como el sexo a simplemente ver como los protagonistas mantienen relaciones, convirtiendo la esencia del libro en algo banal, vulgar y sin ningún valor.

En un libro normal el sexo es un elemento que sirve para permitirnos establecer una unión entre dos personajes, para ver sus sentimientos, para hablar sobre el amor. Las descripciones sobre el mismo solo sirven para despertar el morbo y llamar la atención , pero no aportan absolutamente nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario