Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

miércoles, 3 de febrero de 2016

La actitud del buen escritor

En esta entrada un tanto atípica busco dar mi opinión sobre la actitud que creo que debe tener un escritor para mejorar.

Lo primero que debe hacer un escritor cuando está empezando es creerse que las historias que tiene en la cabeza, sus aptitudes, su estilo... son muy buenos y valen la pena. No confundir esto con soberbia, pero si no piensas que tu trabajo es bueno es muy difícil avanzar porque pese a que a uno le divierta mucho escribir por escribir, esa sensación de progresión, ese amor por ti mismo y por tus historias es lo que alimentará tu deseo de mejorar.

No consideres tu carrera un sprint, sino una carrera de fondo. Piensa que Roma no se construyó en un día. Piensa en todo el tiempo que tienes por delante para pulir tu técnica y potenciar tus virtudes. Mirate a ti mismo como un escritor en potencia, como un proyecto que puede ser cualquier cosa.

Mira tu obra y a ti mismo con ojo autocrítico, no te encierres en el pesimismo ni te duermas en los laureles. Esto es probablemente lo más difícil que tiene un escritor pero haz todos los esfuerzos del mundo para verte tal y como eres. Conocer lo que te hace especial y en lo que destacas te dará una proyección mucho mayor, además de que podrás limar tus defectos con trabajo.

Disfruta escribiendo, juega con tu trama, haz esto porque te apasiona y no piensas en nada más. Las grandes historias no surgen de alguien con ambiciones únicamente personales, las buenas historias son narradas por gente que las lleva dentro, que tiene esas historias en su interior y que disfruta exteriorizándolas, casi haciendo un ejercicio de liberación, entretenimiento y autodescubrimiento.

Juega con tu estilo, experimenta, no te acomodes con un género, con un estilo determinado... tienes que probar diferentes cosas para encontrarte a ti mismo y definir tu imagen como escritor.

Para acabar diré la cosa más obvia que cualquiera que empiece a escribir sabe. No se escribe por dinero porque escribir no te hace rico, el único motivo válido para escribir es que tengas algo que contar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario