Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

miércoles, 2 de marzo de 2016

Como NO hacer un libro adulto.

Recientemente he estado leyendo una serie de libros juveniles que parecían querer decir a gritos que son adultos. Para ello hacían una serie de cosas que me molestaron mucho porque o no sabían llevar bien temas complejos y que no encajaban muy bien con la historia o creaban situaciones artificiales totalmente que te sacaban de la historia solo para que un lector inexperto piense "Oh, que profundo, que palabra más rara, seguro que estará diciendo algo inteligente".

Esta experiencia me hizo pensar una serie de errores (que todos los que escribimos hemos padecido) para buscar ese elogio fácil y parecer maduros y adultos.

1) Un diálogo es un diálogo, deja que fluya. Los autores jóvenes cometemos muchas veces el error de querer escribir algo en cada frase porque nos parece que queda mal escribir tan poco. Pero es mucho mejor escribir:              -Hola.
Que:              -Hola- dijo el chico
Porque sobre todo en un diálogo entre dos personas es mejor sobrecargar poco el texto, es "dijo el chico" hay que utilizarlo cuando hay confusión sobre qué personaje dice qué o para cuando quieres añadir un sentimiento, una reacción física... en definitiva, tiene que aportar algo, ponerlo porque sí (cosa que es tan común cuando empiezas que da miedo) es un error.

De hecho hay muchos "escritores" que hacen Fanfics  que escriben cosas tal que:

-Hola-dijo él
-Hola- dijo ella con una sonrisa
-¿Qué tal?- dijo él y sonrió
-Bien- Respondió ella
-Me alegro.- dijo él sonriendo.

Eso que acabáis de leer es cáncer porque no solo estás quitando ritmo a la acción sino que pareces estúpido repitiendo palabras (que pese a que varíes diciendo cosas como "añadió" o algo así acabarás teniendo que volver al ´"dijo")

2) Cuanto más corto mejor. NO ES MEJOR EL ESCRITOR QUE ESCRIBE MÁS PALABRAS PARA CONTAR LO MISMO. VALE MIL VECES MÁS QUIEN ES CAPAZ DE TRANSMITIR UNA IDEA COMPLEJA CON UNA SOLA PALABRA QUE EL QUE TRANSMITE UNA SIMPLE EN TRES PÁGINAS.

3) No hay que poner un adjetivo detrás de todo. "Los oscuros ojos acristaladamente azules que resplandecían con el brillo de cien estrellas en la noche más profunda de un verano en agosto de..."
Los escritores jóvenes solemos querer describir todo y a veces es mejor dejar un margen más amplio a la imaginación del lector, pero ya no entro en esto, si has descrito algo, no uses diez palabras para un detalle porque tu libró estará sobrecargado y será aburrido.

4) No eres más adulto por hablar de sexo, drogas, muerte... en las novelas juveniles se toca a veces estos temas y la gente no entiende que hablar de ellos no tiene por qué dar más profundidad a tu historia. Los temas por lo general son susceptibles a ser más profundos dependiendo de la habilidad del escritor. A veces el miedo al cambio o la confusión en la mente de un niño puede ser algo más profundo y adulto que el sexo o que narrar un asesinato. Los temas son elementos para contar una historia, añadir factores duros y poco infantiles no necesariamente la hace mas compleja ni adulta.

5) No utilices vocabulario extravagante. Un error muy común (este es más opinión mía que otra cosa) es querer decir "Can" o "Tuso" en vez de "Perro". Utilizar un vocablo más elevado sin que este de más ritmo, estética o significado a tu texto no te hace parecer más inteligente, sino más pedante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario