Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

viernes, 20 de enero de 2017

El hombre en busca de Sentido de Viktor Frankl ¿Debemos aceptar el sufrimiento?


He tenido que leer recientemente este libro para una de mis asignaturas (ética). Este es un libro que me han recomendado hasta la saciedad y que yo, tuve que dejar apartado durante casi un año hasta que su lectura ha sido obligatoria.

Sin duda es un libro especial, lleno de carisma, en el que sin duda se nota que tiene algo especial. Desde su base entiendes que puede ser un libro que cambie vidas en el sentido filosófico del término, que te haga replantearte tus bases y te cambie tu percepción de la vida.

Este ensayo es sin duda una obra maestra se esté o no se esté de acuerdo con su tesis. Trata de la experiencia del escritor, el cual, siendo un psicólogo reputado, por ser judío fue internado en varios campos de concentración incluyendo Auschwitz. En este internamiento él reflexiona en términos psicológicos y filosóficos sobre qué es el hombre, que nos hace ser libres, que nos hace ser quien somos y en definitiva, cual es el sentido de la vida.

El planteamiento de cual es el significado de la vida que se propone a través de un entorno como el de un campo de concentración en el que un hombre es privado de su libertad, de su pasado, de su familia, de todo lo que hace ser quien es hasta que casi se despersonaliza de sí mismo, ese escenario parece perfecto para, teniendo una existencia casi desnuda y acorralada, ver lo que realmente queda.

Yo personalmente sufrí una gran decepción en lo que a este libro se refiere. Fui engullendo una a una sus páginas devorando todas las reflexiones que el autor hace sobre la vida, sobre como una persona pierde el pasado pero es capaz de seguir vivo a través de sus recuerdos, del amor. O todo lo contrario, me hizo aprender mucho del hombre como algunos de los judíos perdían todo atisbo de humanidad, cascarones vacios llamados (hombres sin rostro) que caminan, respiran, obedecen... pero realmente no están vivos. Incluso las descripciones que hace de los Kapos, aquellos judíos que son ascendidos a vigilantes y guardias y se convertían en los más crueles solo por puro instinto de supervivencia.

Cada capítulo, cada reflexión sobre Dios, la mentira, la verdad, el hombre, su pasado, qué es lo que lo hace ser quien es... tenía esa sensación de querer asentir a cada frase y por eso mis expectativas se vieron truncadas cuando llegué a su tésis.

Más o menos en el principio del último tercio del libro, llega el capítulo llamado "Pregunta por el sentido de la vida" y suelta la frase que resume su idea central:

"En realidad no importa que no esperemos nada de la vida, la vida espera algo de nosotros".

No podría estar menos de acuerdo con esto. Además en ese capítulo y en otros podemos ver algunas frases mucho más cercanas al determinismo.


Página 92-93: “El destino, un regalo” “El talante en el que el hombre acepta su ineludible destino, con todo el sufrimiento que lo acompaña se le ofrece una singular oportunidad para dotar a su vida de un significado más profundo” “Si un hombre mantiene su dignidad y no sucumbe a vivir por mera supervivencia se habría impuesto a su destino adverso” “En estas circunstancias el hombre se verá cara a cara con el destino y tendrá la oportunidad de conquistar algún valor por la vía del sufrimiento”



Página 102 “Pregunta por el sentido de la vida” “Cuando un hombre descubre que su objetivo es sufrir, ha de aceptar ese sufrimiento, porque ese sufrimiento se convierte en su única y peculiar tarea”.
Aquí yo entendí cual era el problema, pero antes de empezar mi particular crítica quiero puntualizar que no es solo que esto sea tan solo mi opinión. Yo obviamente se que Viktor Frankl es una eminencia y por eso quiero explicar mis diferencias con su tesis de forma educada y entendiendo que yo no soy nadie para rebatir a alguien como él, que sufrió lo que sufrió y que tiene el conocimiento que tiene, sin embargo no puedo dejar, humildemente de señalar mis diferencias con su tesis.
Yo creo que por ejemplo, una vida basada en el sufrimiento no tiene ningún sentido. Buscarle sentido al sufrimiento es absurdo, el sufrimiento por el sufrimiento es un gran sinsentido. Lo único que justifica esto es la esperanza de superarlo y seguir adelante, la esperanza, que nunca debemos perder por mucho que suframos,
Y es que además yo creo que no estamos determinados a nada. El ser humano ha marcado su camino a través de romper los límites de lo que deberíamos ser y trascender. El ser humano controla su destino excepto en contadas ocasiones como la que vive el autor.
La vida, el destino... no son entes separados de nosotros, los moldeamos y ellos a nosotros. Por eso decir que la vida tiene sentido en sí misma y que espera algo de nosotros no me parece correcto, de hecho creo lo contrario. Debemos esperar cosas de la vida y por ello el sentido de la vida se lo damos nosotros, los seres humanos, no tiene sentido por sí misma. La prueba de esto es que el sentido de la vida puede ser diferente para cada uno de nosotros.
Entiendo que este pensamiento determinista sirvió para ayudar a mucha gente en una situación de sufrimiento máximo donde para muchos toda esperanza se perdió. Pero no podemos mirarnos en ese espejo siendo libres. Obviamente esa libertad está condicionada por miles de cosas, pero tenemos la suficiente para que en mi opinión, las palabras de Frankl pierdan sentido. Hoy en día no debe haber nadie que viva a través del sufrimiento y si lo hay debemos ayudar a que no lo haga, porque si su vida consiste en sufrir no habrá sentido en ella.
De todas formas, no puedo dejar de recomendar esta obra maestra. Puedes estar a favor del mensaje principal, puedes estar en contra. Pero es un testimonio de vida que te hará reflexionar y que toca tantos temas, tiene tantos matices, que es uno de esos libros que al leerlo te cambia.











No hay comentarios:

Publicar un comentario