Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

miércoles, 22 de febrero de 2017

Piratería vs derechos de autor


La piratería es algo complicado. Los autores normalmente solemos dar el típico spech de "los artistas hacemos un producto y lo justo es que cobremos por él bla bla bla".

No quiero ni mucho menos banalizar este argumento pero a veces siento que los artistas que sueltan eso no se paran a pensar en lo que hay al otro lado de la balanza, lo que la piratería ofrece al mundo de la literatura.

Yo personalmente era un suelta-sermones en contra de la autoría y daba los argumentos que aún hoy valoro y defiendo y que no han perdido ni un ápice de valor:
  • Actualmente los autores, de la literatura, sacan una miseria (excepto excepciones) y entregar el mercado a la piratería puede ser matar a los artistas de esta profesión.
  • En otros medios, como la música, se han desarrollado otra forma de financiación multimillonaria de los cantantes más allá de la venta de discos. (Conciertos, anuncios...). Sin embargo ¿Un autor cuando no vende libros como vive? No se ha desarrollado un sistema.
  • La literatura se encuentra en un momento crítico donde se desangra por todos lados frente a un mundo audiovisual y en cuya narrativa el público cumple un rol más pasivo frente a los libros donde hay que hacer un esfuerzo mayor. En este panorama la piratería puede ser letal.
Y yo soy defensor de todo esto pero es que de hace meses estoy leyendo clásicos en el móvil cuando voy en el metro y en el bus. ("Todos los hombres del Rey" por ejemplo). El debate entonces no se ve igual. La realidad de coger tu móvil y sin ninguna traba, ponerte a leer, pone de manifiesto una nueva dimensión a la que la literatura se ve obligada a caminar, a la universalización de la cultura escrita.

El modelo escrito de narración parece cada vez menos rentable y es que aunque con prestigio (gracias a autores como Belén Esteban), no puede competir en precio y servicio con el cine y sobretodo con internet.

Pero en el caso de pasar a ser gratuito en las redes, podría significar la conquista de la literatura al servicio de todos. Cualquier persona, que por ejemplo tuviese una renta muy escasa y que no pueden permitirse pagar 2 euros a la semana o al mes por un libro, pueden leer de forma gratuita y en cualquier momento, teniendo la cultura al alcance de la mano y acercándola a todos.

Este argumento me parece que sostiene un debate en el que no se como posicionarse. Lo ocurrido con la música denota que cuando un modelo de mercado se vuelve inservible, nada puede parar el avance de un mercado alternativo donde sí se den las condiciones que la gente necesita ¿Está la literatura en ese punto? De estarlo ¿Cómo pueden financiarse los autores?

Esta segunda pregunta es la que más me aterra, porque si no se encuentra una buena respuesta es posible que los artistas vayan de más a menos hasta que al final la literatura se quede sin referentes.

Las subvenciones en mi opinión no deberían ser una opción y cosas como charlas, profesorado basado en talleres... de momento no parecen suplir lo que se pierde con la piratería y sobretodo si se avanzase hacia un mercado más parecido a ese. ¿Dónde encajan los artistas de la literatura hoy en día?

La verdad es que como vengo anunciado desde el comienzo de esta reflexión, no tengo respuesta. No se como se debería proceder y no creo que haya un camino claro, pero lo que sé seguro es que ni podemos encerrarnos en la idea de que el mundo no está cambiando y seguir fingiendo que cada vez lee menos gente y que la piratería avanza porque el negocio es cada vez menos rentable, ni olvidarnos de los autores que merecen cobrar por el servicio que hacen a la sociedad y el entretenimiento y arte que crean.


No hay comentarios:

Publicar un comentario