Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

sábado, 4 de febrero de 2017

Pre-Análisis de "El Guardian Invisible" de Dolores Redondo


Todo el mundo me ha recomendado la "Triología del Batzán" de Dolores Redondo y cuando ganó el premio Planeta esas recomendaciones pasaron a ser prioritarias en mi lista de libros para leer (que no es corta ahora mismo) y hace poco he comenzado el primer libro.

Tengo una cantidad ingente de cosas que quería compartir sobre este libro, me faltan unas 100 páginas para completarlo y suelo incluso dejar reposar el libro mucho tiempo antes de hablar de él, pero hay ciertas opiniones que ahora mantengo y considero interesante comentarlas.

Por lo que he dicho antes me gustaría puntualizar que efectivamente no he terminado el libro, por eso ruego perdonéis ciertas cosas que sí que comentaré cuando haga una reseña más larga (que ya digo que veo que este libro tiene material para trabajar).

El libro trata la historia de una investigación criminal. Amaia Salazar vuelve a su pueblo en la zona vasco-navarra para dirigir el caso de un asesino en serie de niñas a las que deja en las orillas del Batzán y todo el libro insiste en la conexión entre estos asesinatos con la mitología autóctona.

El libro tiene cosas muy buenas, tiene un ambiente absorbente, un planteamiento fantástico (pocos hay con esa ambición en la literatura española) y un estilo que para mí es la gran sorpresa del libro, es eléctrico, las páginas pasan sin darse cuenta y no se detiene en descripciones lentas. Redondo apuesta por la acción y no defrauda porque como digo el planteamiento e incluso en parte el desarrollo está bien aunque de momento no termina de resultar fascinante.

Pero el libro tiene un problema enorme que destroza totalmente las expectativas (de momento). El Guardián Invisible es sumamente artificial. No voy a entrar en que la mitología y folclore vasco-navarro me parece poco interesante, porque está bien introducido y es una opinión personal mía que no tiene porque ser igual en otro. Lo que para mí si es claro es que los personajes (a excepción de la hermana mayor de Amaia y en algunos momentos la propia protagonista), son un desastre.

Nada tiene ningún sentido a un nivel profundo en cada uno, funcionan, sí, pero no se sienten reales. La actitud tan de protagonista de Amaia la hace genérica, los personajes que prometen ser interesantes de momento como es el caso de Fermín están muy mal desarrollados y se pierde interés en ellos. Y ya no hablemos de los muy secundarios como James. James (el marido de Amaia) es un aborto de personalidad que esta utiliza como complemento como si de un bolso se tratase.

Voy a pararme en James un momento. Es un estadounidense que se va a vivir a Pamplona, no tiene vida más allá de Amaia y parece que solo respira para dos cosas. Recalcar el carácter femenino de Amaia diciendo "tiene marido" y regalando algunas conversaciones que permiten a la protagonista tener otros registros con los que empatizar, y por otra parte actúa como alivio a la tensión del libro poniendo calma y una pausa a la narración frenética.

Estoy de acuerdo con que esas cosas son interesantes pero no puedes limitar a un personaje que sale tanto solo a eso porque destrozas la coherencia. Voy a decirlo claro, si el protagonista fuera chico y James fuera chica, el libro seria machista. Es un florero, un adorno sin más vida que la que le insufla su pareja y nada más. Y resulta casi irónico porque en una escena la pareja habla de la ruptura de Ros (la hermana de Amaia) con su novio diciendo que este podría ponerse violento (no, no es un spoiler, pasa casi al principio) y recuerdo que ella le dice: "Esa clase de chicos no valen nada sin ella". ¡Pero si James es el claro ejemplo de alguien que no vale nada sin su chica!.

Y luego está el olvidable debate de fe-racionalismo. El debate más trillado de la historia de la literatura. Tocado por casi todos los autores con temas tan jodidamente profundos como Dios, sucesos paranormales, milagros... Y la autora, digna de un premio Planeta, plantea nuevamente este debate utilizando Basajauns (Yetis Vascos´) como canalizadores del debate en el libro. Eso es un desastre.

El folclore, sobretodo el que es tan poco creíble y tan poco conocido sirve para dar carácter al libro pero si haces lo que hace la autora de:

-Sabía que no me creerías cuando te dije que ví un Basajaun, la gente no cree hasta que no ve.
-Yo creo en la razón y eso, simplemente no puede existir.
-Cuando aprenderá la gente que hay cosas que no llegamos a entender, lo he visto con mis propios ojos.
(Esto es un ejemplo de lo que suele hacer la autora con este tema).

Simplemente te cargas la suspensión de credulidad cuando están leyendo algo tan realista en principio (aunque asumas que pueda tener toques fantásticos) y te plantan esto. Te saca totalmente del rollo del libro.

No se si hago bien dando mi opinión de un libro sin haberlo terminado pero siento que es necesario. Algunas de las ideas que he mencionado se olvidan muchas veces cuando acabas la lectura y recuerdas solo algunas cosas, por eso me parece correcto comentar lo que me está pareciendo de momento y espero que poco a poco el libro se vaya recuperando de estos graves errores.





No hay comentarios:

Publicar un comentario