Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

sábado, 25 de febrero de 2017

Reseña de Newsroom la obra maestra de Aaron Sorkin


Esta serie me ha llegado especialmente. Por un lado es una obra que habla sobre el periodismo, su importancia, los límites de él mismo, la diferencia entre entretenimiento y periodismo, la revolución digital. Toca prácticamente todos los temas que a mi, como estudiante de periodismo, me afectan.

Por otra parte es un ejemplo de como hacer una obra de ficción vibrante y viva. Su forma de narrar, sus personajes. Aaron Sorkin demuestra su gran calidad a la hora de hacer diálogo sobretodo, pero también de crear una buena trama.

Estas dos cosas hacen que la experiencia de ver Newsroom haya sido para mí totalmente distinta de lo que probablemente será para ti. Yo lo he vivido de una forma que probablemente tú no y por eso es posible que algunos de los puntos por los que para mí es una pedazo serie para ti no tengan tanta importancia. Pero lo dicho para mí es una obra visionaria.

Empecemos desde el principio. Will Mcavoy es el segundo presentador más visto de la televisión americana y el gran activo de su cadena ACN. Su forma de abordar su profesión es caer bien a un bando y a otro, no meterse en fregados y no dar nunca su opinión sobre temas controvertidos. SIepre mira el Share, que es su gran objetivo y elige las noticias que se van a dar en base a esto.

Todo cambia un día en el que en una charla en una universidad de periodismo una alumna de segundo le pregunta "¿por qué cree que américa es el mejor país del mundo? Mcavoy responde lo siguiente:


Tras esto su vida cambia completamente y tras unas vacaciones vuelve a la oficina donde su segundo se ha ido y tiene que contratar un nuevo equipo. La que dirigirá este nuevo equipo es Mackenzie Mchale que traerá algunos periodistas que trabajaron para ella como Jim Harper.

Ella, que había tenido un pasado con el presentador de noticias, llegará con una misión. Volver a hacer periodismo de verdad y aquí comienza el primer tema que la serie toca.

1. Don Quijote y la misión civilizadora del periodismo.



El tema subyacente en toda la obra es que en el mundo actual el periodismo ha adoptado un rol pasivo como mas bien un filtro por el que deben pasar amplias audiencias. Vivimos una época donde hay una sobresaturación de contenido informativo. Los ciudadanos elegimos nuestra propia verdad y los periodistas en vez de erigirse como defensores de la verdad (que no se elije) se han vendido a las audiencias.

Por ello desde ACN en esta serie el nuevo equipo iniciará un periodismo diferente, dando un cambio de rumbo y centrándose en la misión civilizadora del periodismo, concretamente informar correctamente a la gente (no con lo que la gente pide saber, sino con lo que la gente necesita saber para vivir en democracia) y actuando como contrapeso del poder.

Durante toda la serie este es un tema que se mantiene. Continuamente se enfrentan a la visión comercial de la cúpula de su cadena frente al "impopular" periodismo de raza que quieren llevar a cabo.

2. Periodismo vs Telebasura


Todos sabemos lo que es Salvame. Mucha gente defiende a los programas que aluden a la vida personal de la gente como famosos, celebrities... como periodismo en el peor de los casos o lo más normal, que defienda su existencia basándose en que tiene una gran audiencia.

Pues desde la serie se defiende que esto es basura que alimenta el morbo de la gente y por eso alcanza esas cotas de audiencia. Mientras tanto estos programas anestesian e intoxican a una sociedad a la que hacen daño. Algo porque se vea mucho no tiene porque ser bueno y la denuncia contra la telebasura es algo que debe formar parte del periodismo.

Establecer esa diferencia es clave para el correcto desarrollo de las sociedades modernas. La denuncia a la telebasura es un elemento clave sobretodo de la primera temporada.

3. La Radicalización de la derecha (El Talibán Americano)


A lo largo de la serie Will Mcavoy, republicano moderado, lleva a cabo una guerra sin cuartel contra el Tea Party. Un movimiento social y político que en ese momento (2011-2012) estaba llevando a la derecha estadounidense hacia una derechización extrema que hemos visto cristalizada en la victoria de Donal Trump y en el ascenso de la ultraderecha a nivel mundial.

Este tema es muy importante porque toda la serie tiene un ambiente de tensión, de pulso, entre el periodismo, representado por Will Mcavoy en la serie y un partido republicano que está siendo arrastrado a posturas racistas, ignorantes y que como él dice basadas en "Amar a américa a través del odio a los americanos".

La verdad es que resulta sorprendente como aborda de bien este tema sobretodo viendo por donde ha ido el mundo los últimos años.

Y esto refuerza uno de los conceptos tratados anteriormente. Hoy en día un telediario, un periodista si un "Talibán Américano"  y un demócrata dicen dos cosas, se hubiera limitado a reproducir lo que dijeron y ya está, pero lo que dice Aaron Sorkin a través de su protagonista es que el periodista debe tomar partido a favor de la verdad y si los republicanos en este caso están acercándose a posturas racistas hay que decirlo abiertamente.

4. La revolución digital

Este es un tema que tocan más cerca del final, no como los otros que son más bien constantes durante toda la serie.

Jim Harper es uno de los personajes que representa el "nuevo periodismo" por así decirlo utópico, como debería ser. Y durante un tiempo convive con una periodista que comienza a trabajar en medios más pequeños donde prima lo instantáneo, donde se hace periodismo de una forma nueva, más de exclusiva que de reflexión.

En un momento discuten sobre ello y ella defiende los errores que ha cometido a la hora de publicar ciertos artículos diciendo que forma parte de la revolución digital. De los nuevos medios que pueden tener esos errores porque se los tiene menos en cuenta pero que son más rápidos, más instantáneos.

Sorkin habla continuamente que los nuevos gigantes del periodismo basan su éxito en lo que es instantáneo y no en lo que realmente ocurre. Y por ello la realidad que los medios proyectan es difusa y extraña.

LOS TRES ACTOS

La serie toca esos temas, sí, pero lo hace de forma totalmente distinta a través de por un lado la evolución de su protagonista, Will Mcavoy por otro a través de las tres temporadas.

La primera temporada para mí es una obra maestra que sienta las bases de lo que debería haber sido. Plantea las preguntas adecuadas y trata sobre la instauración de ese nuevo programa basado en hacer verdadero periodismo y en la guerra de Mcavoy contra el Tea Party y la Telebasura.

En la segunda temporada todo es mucho más difuso y pese a que toca temas como el Off the record o la responsabilidad del periodista, como hay vidas que dependen de lo que haga. Es mucho más lenta. En la primera, sientes un ritmo trepidante, pero en la segundo sientes que la trama no avanza.

Tras el descalabro de la segunda temporadas HBO anunció que se cerraría la serie en la tercera temporada y por ello, la tercera vuelve a ser buena.

En esta última se habla del "periodismo ciudadano" y de otros temas muy interesantes, como los secretos de Estado, los documentos clasificados (lo que debe hacer un periodista cuando tiene uno...) y sobre la justicia con respecto al periodismo

Sin embargo en sus escuetos 6 capítulos, la serie se dedica prácticamente de forma entera a cerrar todas y cada una de las tramas y ya no hay tanto peso de los temas sobre la historia.

Conclusión

Recomiendo muchísimo ver esta serie porque tiene unos grandes personajes, un ritmo muy bueno y sobretodo, porque merece la pena oír lo que Aaron Sorkin nos dice a través de Newsroom. Y es que en cada conversación deja entrever su mensaje.

Esta es de esa clase de obras que te hacen tomar conciencia del mundo en el que vivimos y por eso cualquiera debería verla.

Un saludo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario