Un lugar donde compartir la pasión por escribir y leer, a parte de transmitir mis experiencias como escritor mediante consejos, opiniones...

jueves, 22 de marzo de 2018

Trinidad de Conn Iggulden

Hay veces que un libro de este tipo sirve para algo más que para entender las ideas que emanan del mismo. Un libro a veces te hace entender una época desde una perspectiva que nunca pensaste.
No es que piense que Conn Iggulden sea un grande de la literatura histórica, ni que su estilo sea el mejor (que es bastante bueno) pero leyendo trinidad te das cuenta de que su obsesión es transmitir de forma muy compleja las implicaciones, indecisiones, ambiciones y definitiva la humanidad que hace que algo tan lejano como lo que ocurre en el libro sea auténtico. Rompe la distancia de la historia y entonces, ya estamos dentro.

Ya volveremos a esto, pero primero, un breve resumen:



Trinidad comienza con el enfrentamiento entre una nobleza inglesa que se divide en torno a dos facciones. Por un lado el rey legítimo, Enrique Lancaster, que es enfermo y débil. Es como un niño que se pasa el día rezando y durmiendo. La pérdida de los territorios en Francia y el matrimonio (concertado para lograr un acuerdo de paz con este país) con Margarita de Anjou han lastrado su imagen y la mitad de la nobleza cree que su Gobierno es un desastre.

Por otro lado Ricardo de York, familiar del Rey y descendiente de su abuelo, es un gran líder militar, el noble más poderoso y aliado con la segunda casa más fuerte, los Neville. La otra mitad de Inglaterra le apoya en silencio.

El Rey Enrique sufre un colapso mental que le deja inconsciente durante años, en los que Ricardo de York se convierte en protector del reino, con la firme intención de gobernar bien Inglaterra y sin querer el trono, pero es el hombre más poderoso del país.

Margarita de Anjou teme que York esconda la intención de alcanzar la corona y acabar con las vidas de ella y de su marido, este miedo la empuja a plantar cara al poder casi total del duque.

Pero la tesis que mantiene el escritor de forma sutil es que el verdadero motivo que provocó esta guerra era que en una situación tan delicada, las enemistades, venganzas y odio entre las familias nobles más pequeñas, empujaron a Margarita y a York a luchar, porque alimentaron su desconfianza y su miedo.

Un ejemplo de esto son los Percy, una familia que durante décadas ha defendido Inglaterra de los "salvajes" escoceses. ¿Cúal es su recompensa por ello? Que cada vez se ven más debilitados porque su territorio se va repartiendo entre los aliados de York (los Neville), a los que recompensa para ganar su lealtad y recompensar su ayuda durante su ascenso a protector del reino cuando el rey sufre un colapso mental.

Los Percy en un arrebato de locura deciden entrar en una boda de los Neville y asesinar a los asistentes (que son primos suyos.... así eran en la edad media). Ambas familias comienzan una guerra propia y personal que trasladan a York y Margarita, porque la solución de los Percy para sobrevivir después de esto es buscar amparo en una reina que necesita apoyo para detener el avance de York.

Entonces, tras años de letargo Enrique VI despierta y ve un reino en manos de otra persona, ve su autoridad apagada y de acuerdo con su mujer, ve en peligro su vida por la "supuesta" ambición de Ricardo de York.

Este sería el resumen del planteamiento. Se que ha sido muy largo pero se trata de una trama política con muchas más aristas y que requiere conocer todo lo dicho para entenderla. 

Lo que hace Conn Iggulden en maravilloso, porque todo lo que he leído de la Guerra de las Dos Rosas es una interpretación en general muy maniquea. Normalmente Ricardo de York es un hombre justo y recto que se enfrenta a la malvada Cersei, digo Margarita de Anjou, que manipula a su marido y es una despiadada arpía que obliga nuestro héroe de York a luchar.

Ricardo posiblemente no fuera el malo de esta historia pero no necesariamente Margarita lo era y el libro lo deja claro. York sabía lo que era torturar y ordenaba muertes solo por una mejor posición política porque aunque no quisiera el trono, si que sentía el impulso de intentar gobernar. Según el libro y puede ser, Ricardo era alguien que buscaba lo mejor para su país y creía fervientemente en lo que hacía.

Es cierto que Margarita de Anjou sabe ser despiadada y a medida que aprende a jugar al juego del poder es implacable, pero ¿Cómo no iba a serlo? Llega con catorce años a Inglaterra siendo francesa y su marido resulta ser un hombre perpetuamente niño y enfermo hasta el punto de quedarse en coma años. Ella pasa años y años viendo como el poder de la única persona que le ata a aquel lugar se ve reducida y con su destino atado a un lastre como Enrique VI, es normal que tenga miedo si la vida de su marido, su hijo y la suya estén en riesgo, y que por tanto sin nadie que la ayude se vea obligada a tomar la iniciativa.

El punto más brillante de la obra para mi llega con la batalla de Santo Albano, el Rey intenta atacar a York para acabar con la oposición a su poder y estar traquilo. Margarita y los nobles aliados han reunido un ejército. Ricardo entonces, cuando ve que amenazan su vida y piden su cabeza, ni siquiera entonces se atreve a reclamar el trono para sí mismo.

York entiende que cuestionar el poder en un mundo donde cada noble tiene sus fuerzas y el monopolio de la fuerza no las tiene el Gobierno, convierte un país en algo ingobernable y destinado a una lucha perpetua. Sabe que si el consigue el trono será igual de cuestionado que lo es Enrique o más porque ya no habrá más legitimación que la fuerza pura, esa fuerza es indomable.

Y en ese sentido uno puede entender el por qué de las monarquías y la aplicación práctica del relato absurdo de las mismas en la edad media. Los nobles no creían necesariamente que un niño enfermo con colapso mental era el líder que Dios había ungido para guiar a un pueblo solo porque su padre había sido el rey, entienden que es necesario someterse a este sucesión para que sea esa la que determine el poder y no la fuerza.

Pero evitar la guerra ya no es una opción, los nobles quieren luchar y Margarita quiere acabar con las amenazas a su poder. Ya no hay vuelta atrás y eso es lo que no consiguen entender en ese momento.

Cuando el bando del Rey pierde la batalla York no se atreve a proclamarse Rey, cuando más tarde se convierte en heredero y tiene a su merced a Enrique VI no es capaz de matarlo y ser Rey, y las oportunidades hay que aprovecharlas. En el propio libro avisan del error fatal de York, Salisbury, su aliado, le dice refieriéndose a esto: "Nunca hay que dejar a tus enemigos que luchen dos veces la misma batalla". 

El libro en resumidas cuentas es muy bueno por la complejidad y riqueza de sus personajes y más que de ellos, la profundidad de los intereses en torno a todos ellos.

Cabe destacar el liderazgo del Conde de Warwick, un personajazo con todas las letras, seguido de Eduardo de York, un descubrimiento.

El sufrimiento de Enrique VI, su inocencia y lo humana que resulta la alegría de su mujer al que está bien.

En resumidas cuentas, Trinidad es la historia de como dos bandos se ven obligados a seguir un camino que no quieren y que les lleva a la guerra. Ahora solo queda conocer la siguiente para, que ahora será la ambición abierta y alentada por la venganza, ya hay muchos muertos y falta ver quien toma el relevo de ambos bandos en esta lucha.



No hay comentarios:

Publicar un comentario